1 de marzo de 2019
Información. 026

 

La versatilidad de Alfonso Reyes lo llevó por diversos caminos y, aunque se le conoce más por su faceta como escritor y un gran pensador, tuvo que refugiarse en el periodismo para subsistir, y lo desarrolló de forma extraordinaria.

 

Aspectos poco conocidos de sus trabajos en el oficio periodístico fueron puestos en contexto por Marco Daniel Aguilar y Federico Reyes Heroles en la conferencia Reyes: periodista, editor y gestor cultural, realizada en el Salón de Firmas, en el marco de las actividades de Nuevo León. Estado Invitado en la 40 Feria Internacional del Libro del Palacio Minería (FILPM).

 

Reyes Heroles considera que esta etapa fue fundamental para que el Regiomontano Universal adquiriera habilidades que más tarde pondría en práctica y que le dieron gran notoriedad.

 

“Defiendo la tesis de que en buena medida don Alfonso adquirió el oficio de escritor gracias al periodismo, porque sus primeras líneas fueron periodísticas.

 

“Algo que le fue muy útil es que aprendió que no había una sola verdad… aprende a aceptar que podemos ver el instante de una manera diferente. Si revisan su obra, es una obra en el que jamás se pone sobre el púlpito diciendo la verdad, él supone una democratización”, señala.

 

 

Contrario a lo que muchos pensarían, Alfonso Reyes desdeñó el periodismo, pero tras el asesinato de su padre, el general Bernardo Reyes, y los momentos convulsos que vivía México, tomó una postura diferente.

 

Marco Daniel Aguilar refiere que entre 1905 y 1911 tenía cierto recelo respecto al periodismo. La decena trágica y el golpe de estado influyen para que cambie su parecer y lo plasma en un texto titulado El Diario de México.

 

“En este texto habla de un siglo atrás, es hábil hablar del hecho político de 1913 haciendo referencia a conflictos previos a la independencia y dice que el periodismo es fundamental para una sociedad que quiere transformarse, tanto para los políticos, que es la elite, como para la ciudadanía, los lectores”.

 

Alfonso Reyes ejerce el periodismo en España en una época en la que no tenía privilegios y debía encontrar una fuente de ingresos. Ahí también desarrolla la crítica cinematográfica a través de la columna Fosforo, que escribe con Luis Martín Guzmán.

 

Federico Reyes Heroles destaca la columna y todas las habilidades adquiridas.

“Quizá la columna Fósforo fue la primera columna de crítica cinematográfica en el mundo, no había otros referentes. Incluso había cierto desprecio por el séptimo arte.

 

“Una vez logra crearse ese oficio se da cuenta de que por un lado está la descripción, pero por el otro lado está la conceptualización, donde le lleva una ventaja brutal a sus contrincantes, porque podían ser muy precisos, pero no tenían esa conceptualización”.

 

Marco Daniel Aguilar asegura que el Regiomontano Universal realizó nota, crónica, reportaje, fotorreportaje y crítica. Además, previó que el cine sería una gran industria.

 

Alfonso Reyes también fue un teórico del periodismo y, en su tiempo, criticó la aparición de las agencias, ya que homogeneizaban la información. Pero no estuvo exento de las críticas, ya que los periodistas en su época no lo aceptaban. A decir de los ponentes, nada más alejando de la realidad, simplemente era un fuera de serie.

 

Nuevo León activo en la FIL de Minería

 

Este viernes la actividad de Nuevo León como Estado Invitado en la Feria internacional del Libro del Palacio de Minería fue intensa en cantidad y variedad. Sergio Pérez presentó su libro El museo de las máscaras, ganador de la convocatoria lanzado en conjunto para coediciones entre el Fondo Editorial Tierra Adentro y CONARTE.

 

 

“A diferencia de libros anteriores, en los que tenía una intención, sabía a dónde quería ir o el tema, este me recuerda más como a las colchas de pedacitos que hacía mi abuelita, y siento que el descubrir a través de la lectura que yo iba encubriendo el mismo sentido amoroso a través de otras personas, es lo que le da este sentido de máscara”, explica el autor.

 

 

Los sonidos característicos también se dieron a notar con la presentación del libro La música de Nuevo León. Del mitote a los sonidos del siglo XXI, en la que Federico Caballero ‘‘La Guayaba’, de los Plebeyos, mostró su talento con guitarra para dar vida a sus éxitos – como El Pipiripau– intercalándolos con una charla con Mario Núñez, encargado de los textos de la publicación.

 

Margarito Cuéllar y María de Alva dialogaron en Pedro Garfias: el exilio español en Nuevo León, en la que hablaron de cuando se instaló en Monterrey como parte del exilio que provocó la Guerra Civil en España.

 

 

Yolanda Leal, Jazmín Calvillo y Karla Leyva mostraron sus recientes trabajos como parte de la charla titulada Fotógrafas regiomontanas del siglo XXI.

 

Nuevo León participa como Estado Invitado en la 40 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, que concluye el lunes 4 de marzo.

 

La agenda completa de actividades se puede consultar en: http://conarte.org.mx/agenda/40-fil-palacio-de-mineria/