“Norma”, la sacerdotisa druida, se enfrentó anoche al juicio en la Gran Sala del Teatro de la Ciudad | CONARTE. 


La ópera fue dividida en dos actos y contó con elementos audiovisuales en el escenario que guiaron a la adaptación del libreto de Felice Romani. 


“Excelente todo, los cantantes, la orquesta impresionante, muy bien. Con muchas ganas de regresar a más funciones”, opinó el asistente, Gerardo Lara. 


“Me ha gustado bastante, el coro, los solistas y la orquesta fenomenal y muy buen director”, secundó Minerva Zambrano.


Se trató de una versión no completa de “Norma: El Juicio”, adaptación de Ivet Pérez, basada en la partitura escrita por Vincenzo Bellini, en 1831. 


El espectáculo operístico fue presentado por Canto en Escena Ensamble, con el apoyo del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León | CONARTE y el Municipio de Monterrey.


La soprano regiomontana Yvonne Garza interpretó a el papel de Norma; el tenor Rodrigo Garciarroyo a Pollione; la soprano Linda Gutiérrez estuvo en el papel de Adalgisa y como Oroveso, Rafael Blásquez.


La dirección escénica estuvo a cargo de Ivet Pérez. También participó un coro de solistas, dirigido por el Maestro Jorge Martínez y la Camerata del Noreste, bajo la dirección concertadora del Maestro Mikhail Hallak.


Durante este año, CONARTE presentó tres óperas: “Elixir de amor”, “El Matrimonio Secreto” y finalmente “Norma: El Juicio”.


Sinopsis de “Norma: El Juicio”


Presenta la historia en la hipotética situación de que, en la actualidad, se efectuase un juicio bajo los protocolos de los tribunales ingleses, para condenar a los culpables de los homicidios de Norma y Pollione.


Así pues, tanto la Fiscalía como la Defensa presentan pruebas y argumentos que permitirán al jurado realizar una deliberación, misma que podrá ser resuelta por el público en la conversación o pensamiento.


La adaptación de esta historia comienza por el final, los cuerpos calcinados en una hoguera de Norma y Pollione y los pocos testigos que quedan tras la desbandada del grupo de culto Neodruida hablarán de lo acontecido.


Es así que la música cuenta de manera sublime la trama de este conflicto político-religioso entre quienes se sienten oprimidos y quienes guardan el orden.